agosto 8 / 2019

“CUMPLÍ UN SUEÑO: ANOTAR UN GOL Y CELEBRAR CON MIS AMIGOS DE LA TRIBUNA”: MUÑOZ

Autor: Comunicaciones Atlético Nacional

El tablero electrónico marcaba el minuto 80 de juego. Cuatro minutos antes, Vladimir Hernández había anotado el segundo gol de la noche tras un salto que lo hizo ver como un gigante.  El equipo ganaba 2 a 1, pero no era suficiente para estar tranquilos y Daniel lo sabía. Al fondo, la tribuna alentaba, tal y como lo hizo por varios años cuando iba con sus amigos a cada partido. Y ese cántico le retumbaba en la cabeza y en el corazón.

 

Fiel a su esencia se movió por toda la zona de ataque, convencido de ser ese jugador polifuncional que el profe Osorio destaca cada vez que habla con los medios de comunicación. En una de esas jugadas, Jarlan Barrera la entrega el balón a Barcos y este se lo filtra entre tres defensas, apareció de la nada, giró y se dio cuenta que estaba solo frente al arquero y aquella misma tribuna que seguía gritando.

 

Fue cuestión de milésimas de segundos, pero para él el tiempo se detuvo por un momento. Recibió el balón y lo cruzó. Banguera solo atinó a tirarse al piso, mientras que el balón entraba al arco. ¡Goooooooooooooooooooooooooooool!  Se escuchó en el Atanasio. Solo atinó a levantar la mirada, saltar la valla publicitaria y salir corriendo a la tribuna a la que señalaba con su dedo como dedicándole su primer gol con la camiseta de Atlético Nacional, el equipo de sus amores.

 

 

 

La tribuna le respondió, ese grito fue más fuerte. No era para menos, quien anotaba era uno de ellos. Fue un abrazo que duró poco pero que valió mucho, fue un abrazo entre parceros que se habían prometido horas antes celebrar un gol en el Atanasio. Era un abrazo con el que se cumplía un sueño de niño.

 

 

 

“Siempre soñé esto de niño y lo cumplí, fue un momento muy especial. En el hotel uno de mis amigos me dijo que iba a anotar un gol y que si lo hacía, lo tenía que celebrar con todos mis amigos de la barra y así fue. Pude anotar en el estadio, en el arco sur y solo pensé en cumplir esa promesa”, relató Muñoz.

 

 

Fue el tercero de cuatro goles Verdolagas ante Atlético Huila. Fue elegido la figura del partido y la crónica especializada no ahorraba elogios por su juego en varias zonas de la cancha. Pero no se deja deslumbrar ni desviar de sus objetivos: seguir aumentando su nivel para ganar la titularidad y vestir en cada partido la camiseta verde y blanca.

 

“Voy a jugar donde el profe me necesite. Este es el comienzo de algo muy bonito, seguir trabajando y aprender de compañeros como Daniel Bocanegra. Cumplo funciones defensivas, pero soy un jugador que pasa el balón y le gusta ir al ataque. Sea donde sea, seré feliz jugando en Nacional”, dijo Daniel, confirmando el amor eterno de un hincha en la cancha.

Encuesta

#SIEMPREVERDOLAGAS

# Votos: 0

 

 

Compartir