octubre 12 / 2018

26 HORAS DE VIAJE EN BUSCA DE UN SUEÑO: GANAR LA ALIADOS CUP

Autor: Comunicaciones Atlético Nacional

El bus no había terminado de parquear y ellos ya tenían sus ojos puestos en la cancha verde de grama sintética. No importaba nada. Ni los 30 grados de temperatura que hacía en Copacabana ni las 26 horas del viaje entre San José de Guaviare y Medellín. Solo importaba algo, cumplir el sueño de jugar en la copa organizada por Atlético Nacional, pisar la cancha y ganar el título. El mismo sueño que se repite en los 900 pequeños que disputan la Aliados Cup.

 

Antes de descender del bus en el que habían hecho la larga travesía, se escuchó un grito de batalla: ¿A qué vinimos? – ¡A ganar! ¡Guaviare, Guaviare, Guaviare!, retumbó en la cabina del bus que hervía del calor. El primero en descender fue el entrenador o el profe, como le dicen todos, y quien le pedía calma a sus muchachos para que no se fueran a caer. Pero las indicaciones poco fueron tenidas en cuenta, la ansiedad y la alegría invadieron a los 32 niños de la delegación del Club Nowen SW.

 

Jhon Deiby era uno de ellos. Juega fútbol desde los 7 años y ahora ven en la Aliados Cup la puerta de entrada para cumplir el sueño de ser profesional, jugar en el Verde y luego llegar al Real Madrid, tal y como su gran ídolo el brasileños Roberto Carlos. Sin embargo esa ilusión no lo desvía de lo que llegó a la capital antioqueña.

 

“El fútbol es una diversión y queremos participar en esta copa. Obvio la queremos ganar, pero lo más importante es jugar y que nos vean los profesores”, dijo Jhon que cursa décimo grado de bachillerato.

 

El club Nowen es tan solo uno de los 55 que disputan el torneo que reúne a las escuelas que tienen alianza con Atlético Nacional. A las canchas de Copacabana llegaron jugadores desde los barrios de Medellín y municipios del Valle de Aburrá, La Ceja, Urabá, pero también de Manizales, Pitalito, Bogotá, Pasto, Villavicencio, Guaviare, Cúcuta y La Guajira.

 

El torneo sirvió como la mejor excusa para disfrutar en familia de la semana de receso escolar. En las tribunas permanecen atentos los padres de los jugadores y quienes alientan con sus gritos y porras a sus hijos. Ellos, al igual que los profesores de las escuelas, también juegan en este torneo Verdolaga. “Hay que respaldarlo siempre para que cumpla su sueño, aunque primero hay que exigirle que sea buena persona y excelente estudiante”, dijo Freddy García, padre que viajó con la delegación de Guaviare.

 

El club Nowen SW es líder de su grupo tres ganar dos partidos y empatar otro. Hoy comenzarán a jugarse las llaves finales y el domingo se conocerá el campeón de la Aliados Cup, aunque ya los 900 pequeños son vencedores.

 

 

Escucha aquí las palabras de la delegación de Pitalito.

  • PITALITO
00:00
00:00

 

Encuesta

#SIEMPREVERDOLAGAS

# Votos: 0

 

Compartir