Inicio > JORGE HUGO FERNANDEZ

JORGE HUGO FERNANDEZ

El hombre que generó una de las mayores expectativas verdolagas de la historia por su juego, habló con nosotros y demostró su amor por la camiseta. A 38 años de su título con Nacional en 1973, apenas el segundo de nuestra historia, la Chancha recuerda como ayer todo lo vivido con el equipo que más quiso en su vida.

El hombre que generó una de las mayores expectativas verdolagas de la historia por su juego, habló con nosotros y demostró su amor por la camiseta. A 38 años de su título con Nacional en 1973, apenas el segundo de nuestra historia, la Chancha recuerda como ayer todo lo vivido con el equipo que más quiso en su vida.

Jorge Hugo Fernández representó en la década del 70 el fútbol que le gusta al hincha. El que comenzó a representar un gusto por el juego fluido y armónico por la afición nacionalista. A partir de él, la exigencia de parte de los espectadores por el trato a la pelota en Nacional, fue más sólido. Por él, existe esta filosofía. Y dice cosas verdaderamente apreciables por cualquier hincha de Nacional. Vía telefónica lo encontramos en Buenos Aires, y recuerda esto de su espectacular paso por Atlético Nacional…

 

¿Cuándo llegó a Nacional y contra quién debutó?

“Llegué en 1971 y debuté contra Deportivo Pereira, ganamos 2-1 de locales si mal no recuerdo, luego de tanto tiempo. Tengo aún fresco el recuerdo de la ciudad de Medellín y sobre todo de Atlético Nacional”.

 

Qué encontró cuando llegó a Nacional, porque todos sabemos que dejó títulos y leyenda a pesar que cuando vino no había mucho y no era la mejor historia…

“La verdad no había mucho, pero los directivos trataron de conformar un equipo competitivo y a pesar de no haber pisado nunca Colombia, averigüé con algunos compañeros que habían jugado allá sobre el país y me dijeron lo que luego viví: un lugar ideal para vivir, un clima extraordinario y una cantidad de gente muy amable con la que tengo solo agradecimientos. Así las cosas tratamos de conformar un equipo competitivo y por suerte en cuatro temporadas que estuve logramos borrar el hechizo maligno de 19 años sin títulos del club y salir campeones y entrar en la Libertadores. Luego de eso Nacional siempre estuvo en los primeros puestos, estuvo en la lucha de las mejores posiciones y se volvió un grande de Colombia”.

 

¿Cuáles eran sus características como jugador?

“Yo era un jugador que estaba un poco adelantado en la mente para esperar la jugada en el sentido de saber en qué posición estaban los demás compañeros para saber, antes de recibirla, qué destino proponerle a la pelota. Yo fui un jugador que pisaba el área y convertía, pero me llamaba más la atención llegar de atrás, organizar el juego y armarle las jugadas a mis compañeros que estaban más en punta”.

 

Era un lindo equipo entre 1971 y 1973 que tuvo tres técnicos interesantes como Curti, Popovic y López Fretes…

“Claro, yo los tuve a los tres en Nacional y sinceramente nos fue muy bien, no tuvimos problemas, jugábamos muy bien al fútbol y por ahí podíamos perder, pero era lindo verlo jugar porque jugábamos al fútbol que a la gente le gusta”.

 

Con el balón al piso…

“Claro, por eso le digo. Luego llegó Campaz que era un buen jugador y nos disparamos hacia el título”.

 

Era un equipo que cuando empezó el hexagonal del 73 todo el país daba como campeón y efectivamente así fue en Cali…

“Fue un equipo que se mantuvo unos cuantos años y luego cuando me vine nuevamente a Argentina siempre averiguaba por los diarios y por la radio cómo le iba y me enteré que tuvo años muy buenos y siempre tengo la esperanza de que vuelva a ser lo que alguna vez yo presencié. Para mí Nacional es una parte de mi vida, una parte muy linda, muy grande y de la cual no me puedo olvidar y siempre estoy tratando de escuchar y mirar cómo le va a mi querido Atlético Nacional”.

 

Tenemos en nuestro registro fotográfico una instantánea suya con el 10 a sus espaldas y la tribuna verdolaga extasiada al fondo celebrando el título en Cali de 1973…

“Recuerdo el momento. Tengo esa camiseta conmigo, me la traje y la tengo de recuerdo. Claro que hoy en día la camiseta debe ser impresionante y linda porque todo va mejorando”.

 

¿Qué jugador colombiano de ese entonces lo impresionaba por su nivel?

“Había varios. Estaba Maturana que venía de abajo, estaba el hermano de Campaz, Víctor Campaz que era un monstruo, estaba el Toro Tamayo que jugaba de centro forward, era un jugador peligrosísimo, guapo y metedor, estaba Abel Álvarez, un volante, el 4 era Moncada y Santa el wing izquierdo. Es decir, había un equipo bien montado que metía y que jugaba”.

 

Y la experiencia de los extranjeros, era importante…

“Nosotros hacíamos lo que pretendía el técnico y lo que sentíamos y tratábamos de hacer era un equipo, no tanto nombres individuales sino jugar bien para el equipo, porque éramos 11 y nos brindábamos por todos. Queríamos siempre hacer las cosas en pos de la victoria”.

 

¿Qué pensaron cuando vieron en Cali en esa final del 73 el estadio disfrazado Verdolaga por una caravana de carros que se había desplazado desde Medellín a verlos campeón en el Pascual? ¿Fue la motivación para conseguir el título?

“Y sí, era la meta nuestra conseguir el título y por ellos lo pudimos lograr. Recuerdo también la llegada al hotel en Medellín y no podíamos salir del centro por la cantidad de gente y la caravana de carros desde el aeropuerto hasta el centro, era impresionante y uno no se podía ni mover. Gracias a Dios le dimos una alegría a la gente tremenda y por lo menos uno consiguió una felicidad grande para la gente porque lo que busca el hincha es que el equipo esté arriba y que juegue lo mejor posible”.

 

¿Qué sintió cuando dejó a Nacional?

“Dejé Nacional porque llegó el retiro, porque habían pasado unas desgracias en la familia y fueron golpes muy duros y por eso la señora quería volver y por eso me retiré siendo campeón y ya luego no jugué nunca más. Tengo el orgullo y la satisfacción de decir que salí campeón con Nacional, dejé muy buenos recuerdos y me traje muchos recuerdos de la gente”.

 

¿Qué siente cuando piensa en el equipo?

“Siempre veo cuando pasan los goles por televisión y me alegro mucho con las buenas noticias y siento desilusión con los malos resultados. El fútbol tiene cosas cambiantes y no es igual a lo de hoy que a lo que viene en 20 días, así que hay que estar preparado para todo”.

 

¿Cómo era su equipo?

“Era difícil que nosotros perdiéramos en la cancha nuestra, por eso me duele cuando el equipo pierde de local. No me gusta que ante su gente el equipo no funcione”.

 

¿Cuál gol recuerda con más cariño?

“Uno que le hice a Millonarios en el Atanasio porque pasamos la mitad de la cancha tocando, me la tocaron hacia adentro y le llegué al balón corriendo y le pegué chanfleado y la puse en el ángulo en el segundo palo. Fue un golazo impresionante. Yo la envié, pero que entre al ángulo es suerte”.

 

En ese entonces Millonarios escribía parte de la historia…

“Era un equipo poderoso y fue una gran noche para nosotros. Recuerdo que los equipos que venían a jugar contra nosotros a la cancha nuestra lo hacía con temor y llegaban sabiendo que no iba a ser fácil. Por eso recuerdo ese gol con cariño porque significó además el triunfo”.

 

Cuando usted llegó a Nacional los clásicos antioqueños los venía ganando en mayor cantidad Medellín en esos primeros 20 años de profesionalismo, pero ustedes se encargaron de voltear esa historia hasta que hoy en día Nacional tiene más de 30 clásicos a favor que su rival de patio. ¿Cómo hicieron?

“Sinceramente es como dice usted, nosotros nos enteramos de eso y cuando nos tocaba enfrentarnos con ellos comenzamos a revertir la situación, empezamos a ganarles y a no perder con ellos y cada vez que nos enfrentábamos era una lucha titánica entre los dos equipos de Medellín, pero por suerte fueron más las veces que hemos ganado nosotros que las que nos tocó perder y espero que continúe para bien de los hinchas de Atlético Nacional”.

 

Nos contaba Raúl Ramón Navarro que el clásico en ese tiempo se jugaba era realmente contra Deportivo Cali, ¿cierto?

“Claro, Cali era muy poderoso en ese momento, pero también estaba muy fuerte Santa Fe de Bogotá. Eran equipos que estaban siempre arriba y tenían muy buenos jugadores para pelear siempre el primer puesto. Por eso salimos campeones en la cancha del Deportivo Cali, porque la pelea era con ellos”.

 

En una votación por internet en los 60 años de Nacional para determinar quién fue el mejor jugador de las seis décadas de historia del club, hubo gente que se acordó de Jorge Hugo Fernández. A pesar de tener por encima en la votación final a futbolistas como César Cueto, René Higuita, Faustino Asprilla y Víctor Aristizábal, haberlo nombrado a usted es haber dejado una huella y estar aún presente…

“A mí me lo comunicaron algunos muchachos que vinieron a visitarme de Medellín y también me lo dijeron algunos amigos que aún me llaman de Colombia. Para mí es una gran alegría y una satisfacción. Por lo menos eso demuestra que mientras estuve ahí defendí con todo honor los colores de Atlético Nacional. Soy un agradecido de toda la gente, de la ciudad de Medellín y tan es así que mi tercera hija nació allá y por eso tengo un buen recuerdo de Medellín y de Colombia”.

 

Queda nada más agradecerle por el talento que mostró y las lecciones que le dejó a los niños de aquellos tiempos que lo dejaron para siempre como un ídolo…

“Era mi misión y era mi trabajo. Mi hija quiere conocer dónde nació y algún día habrá que llevarla a que conozca”.

 

¿Qué mensaje le deja a la gente que lo vio jugar?

“Pues sencillamente que por acá en Argentina estuvieron muchachos de Colombia que llegaron por lo que le comentaron sus padres, fanáticos de Atlético Nacional, porque ellos son muy jóvenes y no me vieron jugar, y entonces los comentarios de sus familiares hicieron que de alguna forma se interesaran en mí sin haberme visto en la cancha. A todos muchas gracias por el cariño y espero haber dejado una huella”.

 

No solo una huella. Muchas. Desde 1973 hasta hoy, es un símbolo, un latido y una fragancia Verdolaga que recorre el balompié patrio por donde quiera que estos colores se desplacen, porque en cada movimiento de un jugador número diez de Nacional, tiene que estar germinado el talento de semejante jugador como lo fue Jorge Hugo la Chancha Fernández.

Compartir en:

Noticias relacionadas

Jun 28 / 2022
https://www.atlnacional.com.co/dale-campeon/
Jun 28 / 2022

¡Dale Campeón! 

Jun 26 / 2022
https://www.atlnacional.com.co/conferencia-de-prensa-previa-a-la-final-vuelta-yerson-candelo-y-daniel-mantilla/
Jun 26 / 2022

CONFERENCIA DE PRENSA PREVIA A LA FINAL VUELTA | YERSON CANDELO Y DANIEL MANTILLA

Jun 26 / 2022
https://www.atlnacional.com.co/edicion-152-a-la-cancha-vs-tolima-final-vuelta/
Jun 26 / 2022

EDICIÓN #152 A LA CANCHA VS TOLIMA (FINAL VUELTA)

Jun 23 / 2022
https://www.atlnacional.com.co/un-paso-mas-cerca/
Jun 23 / 2022

UN PASO MÁS CERCA