Inicio > CHAPECOENSE: LA NOCHE EN LA QUE EL FÚTBOL DEJÓ ATRÁS LA RIVALIDAD

CHAPECOENSE: LA NOCHE EN LA QUE EL FÚTBOL DEJÓ ATRÁS LA RIVALIDAD

Aquella noche el fútbol dejó ser simplemente fútbol. Esa fría noche del 30 de noviembre de 2016 en el estadio Atanasio Girardot, Atlético Nacional debía enfrentar a Chapecoense en la final de la Copa Suramericana, pero la vida quiso otra cosa. Prefirió que en esa cancha se demostrara que el balón solo es una excusa para unir a los pueblos a pesar de la rivalidad.

 

En la ciudad se vivía una vez más un ambiente de fiesta, los hinchas habían agotado la boletería para llenar el Atanasio con la ilusión de que el Verdolaga levantara el único título continental que faltaba en sus vitrinas: La Copa Suramericana. Solo se esperaba la llegada del rival, un equipo brasileño que sorprendió a todos y enamoró a todo un país, puesto que en pocos años ascendió todas las categorías, quedó campeón en Brasil y había llegado a la final del torneo suramericano tras dejar en el camino a equipos tradicionales.

 

Curiosamente, por azares del destino, Chapecoense también vestía de verde. Ya de por sí había un respeto y admiración por sus logros, por lo que el cuerpo técnico y los jugadores nacionalistas analizaban en detalle cómo podían vulnerar la defensa brasileña y contener la ofensiva liderada por Bruno Rangel.

 

La delegación de Chapecoense partió desde su país hacia Bolivia para luego llegar al aeropuerto José María Córdova de Rionegro en la noche del 28 de noviembre de 2016. Sin embargo una serie de fallas en el vuelo impidieron el aterrizaje y la aeronave estrelló contra el Cerro Gordo en el municipio de La Unión del Oriente antioqueño a las 10:15 de la noche.

 

Los organismos de socorro iniciaron la búsqueda, mientras las autoridades aeronáuticas confirmaban la desaparición del vuelo 2933. Los teléfonos en la sede administrativa de Atlético Nacional no paraban de sonar. Las noticias que llegaban parecían increíbles, pero con el paso de las horas se confirmaban: el avión en el que viajaba el equipo brasileño se había estrellado y habían pocas probabilidades de sobrevivientes.

 

 

Este pasado lunes el subteniente de la Policía de La Ceja, Marlon Lenguas, presentó el documental “El último sobreviviente”, en el que narra cómo se entera del accidente y decide trasladarse al lugar con un grupo de compañeros para tratar de auxiliar a los heridos. Llegar hasta lugar no fue fácil, era una zona montañosa y boscosa, alejada del caso urbano del municipio.

 

Los organismos de socorro acudieron y evacuaron las 71 personas muertas, entre jugadores, cuerpo técnico y tripulación de la aeronave. También a los seis sobrevivientes: el periodista Rafael Henzel, los tripulantes Ximena Suárez y Erwin Tumiri, así como los futbolistas Alan Ruschel, Jakson Follman y Helio Neto, el último sobreviviente y quien fue rescatado por el superintendente Lenguas, cuando ya los socorristas se habían marchado de la zona del siniestro.

 

LA NOCHE DE LA HERMANDAD

 

Medellín, Colombia y el mundo del fútbol se conmocionaron. De inmediato toda la ciudad, en medio del dolor de la tragedia, se volcó para rendir un homenaje a los jugadores que soñaban con pisar el Atanasio Girardot y alcanzar la gloria.

 

El 30 de noviembre, la noche en la que estaba programado el partido de ida por la final de la Copa Suramericana, las tribunas igual se llenaron. Los hinchas del fútbol acudieron el llamado para rendirle un homenaje a quienes no pudieron jugar ese partido esperado. En menos de dos horas las graderías se colmaron, las puertas se cerraron y afuera, miles de personas invadieron la Unidad Deportiva y las calles aledañas con velas, ofrendas florales y mensajes de cariño y admiración.

 

 

La rivalidad quedó a un lado. Esa noche no importó si era la final de una copa continental o la final del mundo. Nada, no importaba nada. En la mente de los antioqueños, sin importar el color de sus amores, estaba la imagen de que aquellos jugadores brasileños, que querían jugar contra Atlético Nacional y quedar en la historia. Y sí que lo hicieron.

 

El cántico desde la tribuna alentaba a los que se convertían en “Campeones eternos” y la afición paisa prometía que nunca los iba a olvidar. El embajador de Brasil en Colombia no contuvo el llanto mientras hablaba en el centro de la cancha, ese mismo llanto que invadió a las más de 40 mil personas que llegaron vestidas de blanco porque esa noche el fútbol dejó de ser una contienda entre dos rivales y se convirtió en un sello de hermandad entre dos clubes, entre dos aficiones, entre países.

 

La memoria nos puede llevar al olvido o nos puede servir para mantener vivo el recuerdo de quienes vinieron a enseñarnos a mantener en cada acto lo más profundo de nuestra humanidad, la solidaridad hacia los otros.

 

Hoy, dos años después, Atlético Nacional recuerda con cariño al Club Chapeconese de Brasil y sus eternos campeones.

 

Compartir en:

Noticias relacionadas

Dic 04 / 2022
https://www.atlnacional.com.co/ruta-verdolaga-2023/
Dic 04 / 2022

Ruta verdolaga 2022

Dic 02 / 2022
https://www.atlnacional.com.co/nuestra-sub-17-rumbo-a-brasil/
Dic 02 / 2022

Nuestra Sub-17 rumbo a Brasil

Nov 26 / 2022
https://www.atlnacional.com.co/triunfo-en-el-tercer-partido-amistoso-en-guarne/
Nov 26 / 2022

Triunfo en el tercer partido amistoso en Guarne

Nov 26 / 2022
https://www.atlnacional.com.co/convocatorias-futbol-formativo-2023/
Nov 26 / 2022

CONVOCATORIAS FÚTBOL FORMATIVO 2023