string 'cache-control: public, max-age=60
last-modified: Tue, 23 May 2017 02:39:43 +0000
expires: Sun, 11 Mar 1984 12:00:00 GMT
vary: Cookie
content-type: text/html; charset=utf-8' (length=171)

DESDE EUROPA

  • DESDE EUROPA
17 de Mayo de 2016 - Comunicaciones

El hijo pródigo siempre regresa a casa. 


Es una gran suerte y un honor poder entrevistar a uno de los mejores delanteros que ha originado Colombia: Víctor Ibarbo. El ahora Verdolaga y Selección Colombia, volvió a su casa luego de cuatro años de militar en Europa y una temporada en Inglaterra.

Ibarbo es un referente de profesionalidad, nobleza y disciplina. Lleva  muchos años sorprendiendo al mundo del fútbol por su asombrosa energía, su inagotable esfuerzo y su indomable espíritu.  Un colombiano con alma de guerrero que si hubiera nacido en otro momento, podría haber sido uno de los 300 soldados espartanos de la batalla épica  de las Termópilas. Es rápido, fuerte, un líder innato que llena de alegría a las personas que lo rodean,  que despierta respeto y admiración entre todos.

A sus 25 años, Víctor Ibarbo o “Sabrosito” como él mismo se llama, pasa por un buen momento en su carrera profesional y el ámbito personal no es la excepción, con la llegada de un nuevo integrante a la familia, Ibarbo, sueña más alto y trabaja por seguir consolidándose como uno de los mejores atacantes del país. Luego del entrenamiento matutino en la Sede Deportiva,  nos reunimos con él para hablar sobre sus intenciones actuales y de futuro, sus proyectos  y también, por qué no, algunas de las claves de su éxito deportivo.
 
¿Quiénes conforman su familia?
“Principalmente mis hijos, mi esposa Sirley y mi madre”.

¿Cómo ha sido para su hogar la llegada del nuevo integrante de la familia?
“La verdad estamos muy contentos y agradecidos,  es una alegría inexplicable, estábamos esperando la sorpresa de Dios de que fuera una niña y así fue”.

¿Cómo ha sido regresar a Medellín?
“Es una buena experiencia, mi familia y yo estamos felices. Nadie dice que es fácil retomar la vida acá después de tantos años por fuera y esperamos poder quedarnos un tiempo en Medellín”.

¿Qué es lo que más le gusta de la Capital Antioqueña?
“La verdad todo, la gente, la alegría, la armonía que se vive día a día, lo más importante y bonito es estar en Colombia. La gente es lo que más extrañaba, ya estoy acá y quiero disfrutarlo al máximo".

¿En qué ha cambiado el Víctor que se fue en 2011 para Europa al de ahora?
“He cambiado en muchas cosas: he madurado en la forma de hablar, de expresarme, de ver las cosas, en reconocer mis errores. Cuando me fui decidí dejar ese Víctor acá y ahora regresé con más experiencia futbolística, he cambiado en algunos aspectos como ser humano que han evolucionado”.

¿Qué le ha aportado a su vida la estancia  en Europa e Inglaterra?
He tenido la oportunidad de conocer grandes personas, tengo grandes compañeros y amigos en el fútbol europeo. Vivir por fuera me ayudó a centrar mis objetivos, a saber qué quiero para mi vida, antes vivía solo el momento, ahora pienso en estar estable, tranquilo y disfrutar a mis hijos”.

¿Por qué tantas ganas de venir a Medellín, tendiendo otras propuestas en la mesa?
“(Risas) No tanto a Medellín, sino al equipo que me vio crecer. Cuando me llegó la propuesta de Nacional no lo pensé dos veces, fue como volver a nacer, vine porque llevo este Club en el corazón”.

Un gol que no vaya a olvidar…
“El gol que no voy a olvidar lo hice con esta camiseta a Once Caldas, fue lindo y siempre lo recordaré”.

¿Que significó volver a la Selección?
“Después de tanto tiempo retirado de la Selección por la lesión y eso, fue gratificante volver a esa competencia, es un sueño representar nuestro país, además, estar con varios de mis compañeros de acá hace que la experiencia sea mucho mejor”.

A usted se le oye decir mucho “Sabrosito” ¿cuéntenos qué significa esa palabra en su vida?
“(Risas) Cuando uno está alegre, feliz y sonriendo, las cosas fluyen. Es un dicho que Pablo Armero y yo decimos desde hace mucho tiempo. No nos digamos mentiras, todos en la vida tenemos inconvenientes o problemas, pero si afrontamos todo con sabrosura y tranquilidad, las situaciones se resuelve y todo sale bien. Es mi palabra favorita: todo sabrosito”.

¿Qué diferencia encuentra entre el fútbol colombiano, europeo e inglés?
“La diferencia es mucha con nuestro fútbol, aunque hemos mejorado muchísimo,  ahora en el ranking mundial estamos de número 11 y se ve en todas partes por los buenos jugadores que nos representan en el extranjero; allá es más competitivo se juega cada dos y tres días, se entrena y se juega diferente, son campeonatos avanzados, con jugadores veloces y muy técnicos. Sin embargo, pienso que no hay que envidiarle nada a otras ligas, nosotros vamos trabajando por mejorar nuestro nivel y seguir consolidando nuestro fútbol”.

¿Ahora que está jugando la Copa Libertadores vestido de Verdolaga, qué significa para usted?
“Es una deuda. Cuando me fui siendo campeón no tuve la oportunidad de jugar la Libertadores porque me trasladaron al Cagliari. Siempre, desde que me fui,  quise dar ese paso con esta camiseta. Quiero jugarla, competirla y ganarla. Para todo el grupo ese es el objetivo principal y sabemos que tenemos equipo”.

¿Cuál es su mejor momento como futbolista?
El mejor momento es cuando llego a mi Club, porque esta es mi segundo hogar. La verdad es que cuando llego y veo a todos mis compañeros tranquilos, serenos, felices, me llena. La verdad me siento muy bien cuando llego a  la Sede, hace más de tres años no sentía lo mismo, eso es lo que quería. Llegar a una familia que sientas armonía, paz y desde que llegué me siento completo”.

¿Cuándo estuvo en La Roma, tuvo la oportunidad de jugar Champions League, qué partido recuerda más?
“Estuve en varios partidos, pero uno que recuerdo mucho fue con la Fiorentina. Fue un juego muy bonito que marcó muchas cosas en mi vida, fue en ese compromiso que me lesioné y desde ahí pienso que lo que es para uno Dios se lo guarda y que todo en la vida sucede por una razón”.

¿Qué jugador admiraba cuando era chico? ¿Y ahora?
“Siempre he admirado a Robinho. Y ahora te puedo decir que me gusta ver jugar a Ronaldo, Messi, Suarez, Neymar, Iniesta, son excelentes jugadores y buenas personas, tuve la oportunidad de compartir con ellos y son grandes seres humanos”.

¿Cómo es un día sin fútbol para Víctor Ibarbo?
“Más que todo me relajo, me gusta descansar. Si estoy con mi familia los disfruto al máximo, y si no, me quedo en el apartamento: escucho música, juego Play, hablo con amigos de afuera; hago actividades cotidianas como cualquier persona”.
 


 !A un toque!
Frutas favoritas
El caimito, guama, Zapallo Naranja, son frutas del pacífico”.
Un estadio
“Cam Nou”
Una canción
Yo sé que ere tú” de Ángel Bonet.
Un postre
“No tengo uno preferido”
Un helado
“Arequipe”
¿Qué le gusta comer?
Arroz con huevo”
Un jugo
“Borojó y aguacate”
Agua fría o caliente
“Fría”. 

subir

SÍGUENOS